Los 15 mejores tips para negociar un aumento de sueldo

¿Uno de tus empleados te solicitó un aumento? Te decimos cómo navegar por el proceso de negociación en sí.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés.
Nota original publicada en Due

Con demasiada frecuencia, las negociaciones salariales resultan extremadamente estresantes y difíciles. Esto es especialmente cierto cuando eres el propietario de un negocio, ya que están en juego los márgenes de ganancia y tu cheque de pago. Sin embargo, a través de una planificación cuidadosa y el dominio de algunas tácticas simples, es más probable que llegues a un compromiso positivo en su próxima negociación salarial con un empleado.

Depositphotos.com

Los mejores consejos para las negociaciones salariales

Parte del presupuesto operativo de cualquier propietario de negocio debe otorgar aumentos y bonificaciones para mantener felices a sus empleados clave. Dicho esto, tampoco nadie quiere que regales la tienda. A continuación se enumeran 15 consejos para prepararse con anticipación cuando llegue la temporada de evaluación de empleados y navegar por el proceso de negociación en sí.

Imagen: Depositphotos.com

Prepárate: 7 consejos para prepararse para negociar

1. Tener un conocimiento sólido del valor de mercado

Para calcular el salario que merecen tus empleados, es importante investigar. Descubre qué nivel de pago deberían esperar tus empleados de manera realista. Deberás decidir de antemano una cifra que coincida con su conjunto de habilidades. Para hacerlo, considera las siguientes cinco categorías:

  • Cantidad de experiencia
  • Campo e industria específicos
  • Funciones y responsabilidades
  • Tamaño de la empresa
  • Ubicación geográfica

Si necesitas ayuda para investigar los rangos salariales esperados, hable con los reclutadores y otros contactos profesionales en su industria. Utilice sitios web como Payscale o Glassdoor. Escanee anuncios de trabajo para roles similares con rangos de pago definidos.

2. Empieza desde abajo

Después de investigar, debes tener una buena idea del salario más bajo para el puesto en cuestión. Aquí es donde debes comenzar tus negociaciones. Demuestra que estás siendo justo y que comprendes bien lo que esperan y merecen tus empleados.

Ten en cuenta que para un empleado que negocia un aumento salarial, comenzar alto y aceptar una oferta más baja es una de las principales estrategias de negociación. Puedes esperar que tu empleado juegue el juego opuesto y nombre una cifra en el extremo superior de la escala.

3. Prepara tu punto de partida

Una parte vital de tu preparación debe ser decidir una cifra precisa que sientas es la oferta justa más alta que aceptará tu empleado. Prepárate para decepcionar a tu colaborador si se niega a aceptar. Esta cifra podría basarse en las tasas actuales del mercado, las realidades financieras de tu negocio o tu determinación de qué salario cree que debería motivar a un empleado a desempeñarse bien en el trabajo.

Un estudio realizado por Columbia Business School descubrió que es mejor preparar una cifra muy específica al momento de decidir cuál es la oferta salarial más alta posible. Por ejemplo, elegir un salario como 49,500 pesos, en lugar de 50,000, es más probable que mejore tu resultado.

Una razón para esto podría ser que demuestra que has pensado en lo que valen tus empleados, en lugar de simplemente elegir el número razonable más bajo. Esto les ayuda a darse cuenta de que estás siendo justo en lugar de simplemente tratar de obtener el mejor trato para ti.

4. Considera si el empleado está listo

Cuando llegue el momento de negociar el salario con tu empleado, es posible que debas considerar si ahora es el momento y la situación más apropiados para aumentar su salario. Puede que no sea así.

Aunque rechazar por completo un aumento de salario podría dañar tu relación con ese empleado, este paso puede ser necesario por una buena razón. Como regla general, los aumentos salariales pueden considerarse una solicitud justa en las siguientes situaciones:

  • El empleado ha estado en tu empresa durante un año o más
  • Este empleado ha asumido nuevas responsabilidades laborales
  • El empleado sobresale en habilidades importantes
  • Este empleado está superando las expectativas

Si el empleado no cumple con al menos dos de estos criterios, haz todo lo posible para decepcionarlo lo más suavemente posible. Explica tu razonamiento y proporciona un camino hacia la mejora.

5. Haz planes con anticipación para otorgar aumentos

Es común que los empleados soliciten aumentos salariales durante sus revisiones anuales de desempeño. Sin embargo, como propietario de una empresa, deberás conocer con anticipación cualquier aumento de sueldo mientras elaboras tu presupuesto anual. Por esta razón, necesitarás tener una idea de los aumentos que planeas ofrecer y para quién. El presupuesto suele tener lugar meses antes de un período de revisión anual del desempeño.

6. Elige el mejor día y hora para una reunión

Independientemente del tipo de negocio que poseas, siempre es mejor programar negociaciones y conversaciones difíciles para el final de la semana laboral.

Las investigaciones muestran que es más probable que todas las partes sean flexibles y complacientes los jueves y viernes. La razón de esto podría ser simplemente "esa sensación de viernes". Todos quieren terminar su semana rápidamente y con una nota positiva.

7. Practica tu entrega

Es probable que iniciar una negociación salarial te ponga nervioso e incómodo. Como propietario de un negocio, ten en cuenta que estás a cargo de la discusión y tienes la última palabra sobre quién obtiene qué. No querrás parecer nervioso o fuera de control.

Si, por cualquier motivo, no te sientes seguro o eres nuevo en este tipo de negociación, la mejor idea es practicar la conversación con amigos de confianza, familiares, alguien de tu red profesional o incluso por tu cuenta frente al espejo.

Como con todo, la preparación genera confianza. Darás la impresión de ser un profesional fluido que puede expresar opiniones claramente con evidencia que las respalde. La compostura contribuirá en gran medida a parecer justo incluso cuando se rechace un aumento de salario.

Llega el día de la evaluación: 8 consejos para la negociación salarial

1. Calienta motores

Puedes emplear varios trucos simples para ayudar a tu cuerpo y mente a prepararse para una sesión de negociación. Como solo un ejemplo, la clásica "pose de poder" - pararse erguido con el pecho y la barbilla hacia afuera - puede ayudar a elevar los niveles hormonales y aumentar la confianza.

Además, una simple taza de café puede hacer mucho para darte un impulso. Las investigaciones han demostrado que la cafeína puede hacerte más resistente a la persuasión.

Pose de poder al estilo Mujer Maravilla / Imagen: DC/ABC/Warner Bros. Television

2. Exuda confianza y una actitud positiva

Da la bienvenida con calma a tu empleado a la sala de juntas u oficina. Haz contacto visual y sé cortés durante toda la conversación. Mantén la cabeza en alto y concéntrate en los aspectos positivos del puesto, el salario/beneficios y el historial laboral del empleado.

Mantenerte profesional y expresarte con confianza te ayudará a ganarte a las otras partes en cualquier reunión. Esto es cierto independientemente del tema en discusión.

3. Haz preguntas, presta atención y toma notas breves sobre las respuestas

Una excelente manera de comenzar la negociación salarial es hacer preguntas para identificar las preferencias, prioridades y necesidades de tu empleado. Hacer buenas preguntas puede mejorar significativamente tu resultado. Además, tomar buenas notas refuerza la memoria y señala la atención.

Cuando comprendes de dónde viene la otra parte, puedes encontrar soluciones y alcanzar más rápidamente compromisos mutuamente beneficiosos.

4. Considera quién más está representado en la sesión de negociación

Curiosamente, la investigación de Columbia Business School ha demostrado que cuando alguien está negociando en nombre de otra persona, es más probable que obtenga un mejor resultado.

Al considerar a todas las partes interesadas en la negociación, desde tu empleado hasta su familia, además de tu propia familia y compromisos, puedes demostrar que te preocupas. Esto los mantiene motivados incluso si no se les da todo lo que pidieron.

5. Empieza tú

El primer número que sugieres en tu negociación salarial se conoce como "el ancla". Es esencial, ya que esta cifra marca la pauta para el resto de la negociación. Por lo tanto, la mejor táctica es asegurarte de ser quien ponga esa primera cifra sobre la mesa.

Como se mencionó anteriormente, apunta bajo mientras lo mantienes razonable. Nunca sugieras un rango de salario. Esta es una forma segura de terminar con la cifra más alta. Nombrar un rango efectivamente evita que llegues a una cifra más bajo negociando con su empleado.

6. Tómate tu tiempo

Cuando escuches la primera contraoferta, es importante no apresurar su respuesta. Date tiempo para pensar. Tomar una respiración profunda. No respondas positiva o negativamente hasta que hayas tenido tiempo para pensar. Incluso murmurar un simple "Hmmm..." puede darte el tiempo que necesitas.

Además, dar tiempo para que la oferta permanezca en silencio a menudo puede significar que es más probable que la otra parte mejore su oferta.

7. No lo hagas personal

Siempre es importante basar tu oferta en las habilidades, la motivación y el valor de mercado de un empleado. Sin embargo, incluso si lo deseas, no es aconsejable hacer ofertas basadas en necesidades personales y situaciones fuera del trabajo.

Como propietario de un negocio, es casi seguro que conozca a numerosas personas en tu empresa que podrían usar un aumento de sueldo para mantener a su familia, pagar facturas o reducir deudas.

Sin embargo, como jefe, debes centrar la discusión en los logros laborales de tu empleado. Si éste menciona razones personales, puedes señalar que muchos otros empleados también podrían usar el dinero extra. Puedes ofrecer a ayudar por separado, como amigo, pero mantén el valor organizacional como jefe.

8. Considera otras opciones

Si no puedes (o no quieres) aumentar el salario de un empleado según lo solicitado, a veces puede ser una buena idea ofrecerle otros beneficios para mantenerlo feliz y motivado.

Algunos ejemplos incluyen días de vacaciones adicionales, horarios de trabajo flexibles, un título de trabajo más impresionante o participación en tareas o proyectos más emocionantes. De esta manera, tu empleado seguirá sintiendo que está progresando y te considerará un jefe justo.

Ingresa Ahora