Por qué la pasión de Steve Jobs por la caligrafía es una inspiración para aumentar tu creatividad

Tal como lo hacía Steve Jobs, fundador de Apple, al ejercitar intencionalmente tu músculo creativo surgen naturalmente nuevas oportunidades, y la caligrafía es perfecta para esto.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

En 1972, Steve Jobs tomó una clase de caligrafía en Reed College guíado por carteles del campus que vio tras abandonar la escuela. Las fuentes de los carteles en sí eran lo suficientemente artísticas como para llamar su atención, y tomó la clase, a pesar de saber que no le darpia ningún crédito para obtener un título.

Tom Munnecke | Getty Images

Hoy en día, los diseñadores y los especialistas en marketing tienen fuentes casi ilimitadas e interfaces de usuario creativas para nuestros dispositivos digitales. En un mundo dominado por unos y ceros, todos tenemos con Jobs una deuda de gratitud por llevar la creatividad al mundo de la tecnología.

Sin duda, Jobs estaba enganchado a la creatividad de la caligrafía. Pero hubo elementos extra de creatividad fundamentales que la clase inculcó en su mente y que muchos emprendedores pueden usar para remodelar su marca y competir a un nivel superior.

Creatividad: es un músculo que puedes ejercitar.

Todos los seres humanos nacen creativos y tienen la capacidad de ejercitar y desarrollar su músculo creativo.

Animamos a nuestros hijos a experimentar, expresarse y explorar de forma creativa. Dibujar fuera de las líneas no está mal visto hasta que te registras en una clase de arquitectura.

Sin embargo, a medida que comenzamos nuestro viaje hacia la lectura, la escritura y la aritmética, las salidas para la creatividad disminuyen. Sin expresarnos constantemente, tal como la atrofia muscular, nuestros músculos creativos también pierden su fuerza si no se ejercitan.

Jobs sabía intuitivamente cómo expandir su músculo creativo cuando invirtió su tiempo en una clase de caligrafía en Reed. En su discurso de graduación de 2005 en Stanford, habló sobre su clase de caligrafía y dijo:

“Aprendí sobre los tipos de letra serif y san serif, sobre cómo variar la cantidad de espacio entre las diferentes combinaciones de letras, sobre lo que hace que la gran tipografía sea grandiosa. Fue hermoso, histórico, artísticamente sutil de una manera que la ciencia no puede captar, y lo encontré fascinante".

Tomar una clase o curso que se enfoca en la creatividad, por ninguna otra razón además de la expresión artística, puede convertirse naturalmente en creatividad para los negocios.

Procesos: aprende de industrias alternas

Aprendemos principalmente a través de nuestra visión. Nuestras mentes están conectadas visualmente y con decenas de millones de imágenes compitiendo por nuestra atención, pero solo podemos procesar un porcentaje muy pequeño de ellas.

¿Recuerdas la última vez que ibas a comprar un coche? Antes de decidirte por ese Subaru, es posible que nunca los hayas notado en la carretera. Después de reducir tu búsqueda, los verás en todas partes. Ese es nuestro cerebro que filtra el contenido con nuestro sistema de activación reticular.

Desafortunadamente, con recursos limitados de tiempo y agudeza visual, tendemos a aprender solo de los líderes de nuestra propia industria. Estoy bastante seguro de que Jobs no tenía la intención de crear invitaciones de boda como calígrafo, pero a medida que se sumergía en el arte de la caligrafía, el acto de la caligrafía abrió la creatividad en otras áreas. La caligrafía no solo aumentó su músculo creativo, sino que durante el proceso creativo, la creatividad se extendió naturalmente a otras áreas: las computadoras.

En el libro 'Yo, Steve: Steve Jobs en sus propias palabras', el ícono tech declaró: “Mucha gente en nuestra industria no ha tenido experiencias muy diversas. Por lo tanto, no tienen suficientes puntos para conectar y terminan con soluciones muy lineales sin una perspectiva amplia del problema. Cuanto más amplia sea la comprensión de la experiencia humana, mejor diseño tendremos".

Si estás en la industria de servicios, estudia las mejores prácticas de fabricación. Esto incluso se puede aplicar a segmentos dentro de tu industria. Si estás involucrado en marketing, estudia economía o historia.

Experiencial: apaga la computadora

Si bien dibujar curvas con tinta y papel es una separación importante de los bits y bytes del mundo de las computadoras, existe un elemento tácito de creatividad y memoria muscular que a menudo se pasa por alto.

Escribir a mano.

Un estudio reciente de la Universidad John Hopkins demostró el poder del aprendizaje experiencial específicamente con la palabra escrita. Si bien escribir a mano sigue el camino a la extinción del pájaro Dodo, por la facilidad de un teclado de computadora, este estudio descubrió que no deberíamos desechar tan rápido los lápices y el papel. En un estudio de 42 adultos que aprenden árabe, la escritura a mano ayudó a los participantes a aprender el idioma sorprendentemente más rápido y significativamente mejor que aprender el mismo material tecleando o viendo videos.

Se ha demostrado que anotar ideas o llevar un diario a mano desbloquea una mayor creatividad en nuestras mentes y en nuestro trabajo.

Fluye: apaga tu cerebro

La creatividad, como perder peso, no se puede perfeccionar en una sola sesión. Además, cualquiera que haya tenido ideas brillantes en la ducha sabe que eliminar distracciones abre su flujo creativo.

Es muy valioso vaciar la mente, meditar o dar un paseo por el bosque. Sin duda, podemos sacar ideas de otras obras de arte, copias y modelos comerciales. Pero modificar una idea no es lo mismo que crearla. Existe una clara distinción entre evolución y revolución. Ambos tienen su lugar, pero los avances más importantes en los negocios y la sociedad no provienen de la evolución de una idea, sino de la revolución de una forma completamente nueva de ver el mundo.

Apagar las distracciones y ponerte en un ambiente fresco crea un terreno fértil para ejercitar tu músculo creativo.

Ser creativo, atento y curioso puede desbloquear el valor oculto de tu marca. Steve Jobs no solo eligió la habilidad de la caligrafía, sino toda una mentalidad para pensar creativamente y darle un toque único a algo.

Ingresa Ahora