La diversidad no es un seasonality

Se necesita fomentar la atracción de talento diverso, habilitar espacios adecuados para potenciar su desarrollo, y visibilizar sus opiniones y necesidades en materia de derechos laborales

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Depositphotos.com

En los últimos años el concepto de diversidad ha estado presente en la toma de decisiones de negocio de las empresas a nivel global, concretando avances que permiten impulsar la inclusión dentro de las organizaciones, pero también dar eficiencia a los equipos y mejorar su productividad. Sin embargo, aún con esta evolución en la que cada año más empresas se pronuncian cómo inclusivas en las diversas efemérides, tales como el Día Internacional de la Mujer o el Mes del Orgullo LGTB, todavía hay un largo camino por recorrer; así lo precisa un estudio elaborado por PageGroup, el cual menciona que apenas 3 de cada 10 empresas en México realizan prácticas intencionalmente inclusivas. Lo anterior significa que más allá de utilizar las banderas representativas de cada comunidad, se necesita fomentar la atracción de talento diverso, habilitar espacios adecuados para potenciar su desarrollo, y visibilizar sus opiniones y necesidades en materia de derechos laborales, por mencionar solo un factor. Hay muchos ejemplos de compañías que establecen sus estrategias y políticas de Diversidad e Inclusión dentro de sus equipos de marketing, reflejando así el objetivo real que persiguen con ellas. Estas políticas no deben ser un reclamo para vender más o para generar buena percepción con los clientes; son mucho más que eso.

Hace unos días, un candidato de una empresa mexicana de más de 14,000 empleados me comentó que, como estrategia para fomentar la diversidad e inclusión en la compañía, celebraban un mes en torno a ellas; curiosamente ese mes era junio. Cuando le pregunté

por los otros 11 meses del año no supo qué responderme.

Las empresas que ya han emprendido este camino han creado estrategias que se reflejan en tácticas tangibles, creando un impacto positivo en la vida de los colaboradores que se refleja en su productividad, y es que, de acuerdo con la consultora McKinsey, aquellas compañías que deciden dar el paso y apostar por la diversidad logran ser hasta 25% más rentables que las que no lo son. Un entorno diverso fomenta perspectivas distintas, ideas disruptivas, que logran derivar en nuevas ideas que a su vez consiguen revolucionar la forma de entender cómo operamos, establecer nuevas sinergias entre los equipos y traer aire fresco y renovado a cada proceso.

No perdamos de vista que “los que vienen” sienten cada vez más el compromiso por defender su identidad propia y la de los demás. Es importante considerar el papel que los líderes de las compañías tienen que cumplir para lograr una inclusión real y verdadera. En este sentido, se necesita construir equipos diversos en cada eslabón de la compañía; promover la igualdad de oportunidades entre todas las personas que componen los diferentes equipos, incentivar el diálogo y reconocer las ventajas competitivas que la diversidad, más allá de la rentabilidad económica, nos brinda para fortalecer el ADN de las empresas.

En México, de acuerdo con PageGroup, 48% de los líderes de compañías en México consideran que ya están comprometiéndose con el fortalecimiento de sus políticas de inclusión, y aunque sin lugar a dudas todos estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo, nuestro país necesita que la diversidad se fomente todos los meses del año, y no cada vez que exista una fiesta que implique una oportunidad de mejorar los resultados de los equipos de ventas.

Acelerar la transformación de las industrias precisa del acercamiento con las instituciones; con especialistas; generar espacios de información y diálogo sobre diversidad, pero sobre todo, crear políticas reales, como un reflejo del compromiso que tenemos hacia nuestras

comunidades y a las organizaciones que lideramos.

La diversidad implica y multiplica.

Ingresa Ahora